Menstruar en verano y no sufrir en el intento

Menstruar en verano y no sufrir en el intento

          Que ha llegado el verano y con él, el calorazo, para lo parece quedarse, es innegable. El astro rey aprieta y nuestras cuerpas serranas y nuestros cuerpos lozanos buscan, con el bigote trasnpirando, la forma de refrescarse en piscinas, playas, pantanos, ríos, pozas. Que en estos meses menstruar da más pereza que de costumbre, también. ¿Pero, por qué?

Aquí te cuento cómo menstruar durante el verano sin sufrir (o haciéndolo mínimamente) en el intento.

          Donde yo vivo, el verano dura entre 2 y 3 meses (Vitoria-Gasteiz, chaquetilla siempre en el bolso por si refresca) por lo que voy a menstruar 2 o 3 veces en este periodo veraniego. 

Antes, este proceso que ahora casi venero, me parecía un auténtico y verdadero mojón. De hecho, cuando utilizaba el anillo anticonceptivo, me pasa el verano sin menstruar saltándome la semana de descanso y sustituyéndolo por un anillo nuevo. 

Ahora, que me he vuelto una loca del coño del ciclo menstrual, me he parado un momento a reflexionar sobre el cambio que ha supuesto para mí reconciliarme con mi regla y sobretodo, como vivo ahora los veranos menstruando. 

¿Y qué conclusiones he sacado?

Por un lado, me he dado cuenta de que en verano mi ritmo de vida, tanto físico como mental, baja. Esto me permite descansar y darme permiso para reducir marchas. Por lo tanto, me cuido más en las fases posteriores a la menstruación por lo que sangro con menos molestias. Además, y a pesar de que lo que mejor le va a los cólicos y molestias premenstruales y menstruales, es el calorcito, tanto en saquitos de semillas como en infusiones, estas últimas, preparadas a modo de coctel, con su hielito picado incluso, refrescan y ayudan a desinflamar y a calmar. Yo ahora usando la infusión de Cyclo. Pero podéis crear vuestras propias pócimas con los ingredientes que más os gusten como:

      • Manzanilla
      • Canela
      • Jengibre
      • Orégano
      • Salvia

Por otro lado, a la vez que comencé a autocoñocerme y a registrar mi ciclo, empecé también a interesarme por la economía feminista. Esto me ha llevado a intentar consumir y producir de una manera que encaje con mi forma de entender el mundo, de situarme en el sistema capitalista y sobretodo, de vivir conscientemente mi ciclo menstrual. Por ello, creo que usar la copa en verano es la manera más cómoda y sostenible de menstruar. Sin embargo, soy consciente de  que:

  • No todas las personas menstruantes pueden/quieren usar la copa. Existen otras alternativas como las esponjas menstruales o el sangrado libre.
  • Muchos baños públicos o vestuarios no están diseñados  para las personas menstruantes. Las papeleras donde poder tirar compresas, tampones o toallitas, brillan por su ausencia y los baños con el lavamanos dentro también. 
  • Esto no nos exculpa de ser unes maldites guarres cuando no nos molestamos en guardar nuestros desechos para tirarlos cuando no tenemos la basura a mano. Situación que se da mucho en calas, ríos o pozas naturales que no tienen servicios. 
  • Existe en el mercado una copa que se puede vaciar sin sacar llamada Eureka! cup
Menstruación consciente
Menstruar en la piscina

En resumen, amigues

Para menstruar en verano y no sufrir, creo que la actitud y la mentalidad con las que enfoquemos nuestra menstruación durante estos meses va a ser la clave de nuestra experiencia menstrual. En vez de quejarnos y renegar de ella, puede ser un buen momento para comenzar a relacionarnos con nuestro cuerpo y sus procesos. También puede ser una buena época para emprender la aventura del autocoñocimiento con un registro de nuestro ciclo o un diario menstrual. Incluso podemos incluir entre nuestras lecturas de verano algún libro sobre ciclo menstrual o menstruación como “Cómo mejorar tu ciclo menstrual” de Lara Briden,  Manual de Ginecología Feminista de Raquel Lucas Espinosa o Yo menstruo. Manifiesto de Erika Irusta R. 

Y sobretodo, ¡a disfrutar del verano!

¡Bienvenidas amigues!

¡Bienvenidas amigues!

Ajustaros los cinturones que esto está listo para el despegue y estoy tan emocionada que no hay nadie al volante.

Ahora que Espacio de Desaprendizaje es una criatura hecha a base de tripas, corazón, algoritmos y bits, creo que lo suyo sería que me presentara.

Detrás de la pantalla que estés usando para leerme está Iratxe, osease yo, psicóloga y sexóloga de de-formación.

El proyecto Espacio de Desaprendizaje nació con la idea de divulgar y visibilizar información sobre sexualidad y de crear espacios donde poder compartir sentires y pensares con otras personas, sobretodo abordando temas como la sexualidad femenina o la menstruación.

Los dos primeros talleres en ver la luz fueron Desprincesamiento y Autocoñocimiento. El ambiente que se creó en cada uno de los talleres que di, me reafirmo en mi sensación de que faltan espacios donde poder compartir con otras personas, donde darnos cuenta de que muchas heridas son comunes y sobretodo, donde encauzar nuestra rabia al darnos cuenta del engaño que vivimos las personas que al nacer somos diagnosticadas como “mujer”.

mujeres en el siglo xxi

En este punto ocurrieron dos cosas en mi vida que hicieron que yo y de rebote el proyecto cogiéramos carrerilla para dar el salto definitivo:

  1. Me diagnosticaron Virus del Papiloma Humano
  2. Conocí el proyecto El Camino Rubí de Erika Irusta y entré en su comunidad Soy1Soy4

Nunca olvidaré el momento en el que me dijeron por teléfono que mi citología había dado positivo en VPH. Lo que viví a partir de ahí fueron un cúmulo de situaciones desagradables en las que me sentí ignorada e infravalorada. Nadie me explicaba nada, ni siquiera respondían con toda la información posible a mis preguntas. Tuve que buscarme la vida para tomar decisiones sobre MI salud. Creo que es la primera vez que siento que de algo malo se aprende y es que, el sistema médico nos ha acostumbrado a abrir la boca, tragar las pastillas y seguir pa’lante, sin preguntar ni cuestionar.

Justo por aquel entonces yo ya lleva unos meses en la primera comunidad sobre menstruación online creada por la pedagoga menstrual Erika Irusta. Yo ya empezaba a ser consciente de como funcionaba mi cuerpo. Estaba aprendiendo a escucharlo. Esto me dio seguridad para poder afrontar algunas decisiones relacionadas con el tratamiento del virus del papiloma. También me cogió la mano y me acompañó en mi nueva aventura:

el autocoñocimiento

A partir de aquí, uno de mis objetivos mediante el proyecto ha sido visibilizar el ciclo menstrual y la menstruación como un proceso natural que no tiene que avergonzarnos ni dolernos. Coñocernos nos da poder y nos da seguridad para cuidarnos, querernos y entendernos. No podemos delegar en otras personas decisiones sobre nuestra salud. Tenemos que ser las que mejor conozcamos el cuerpo que habitamos.

Ahora que lo he parido espero que me acompañéis en el proceso de enseñarle a andar y quién sabe, ¡quizás incluso volar!

Ovulación y óvulos

Ovulación y óvulos

Ovular es signo de que nuestro ciclo menstrual funciona correctamente lo que también es síntoma de que estamos sanas. Pero, ¿qué sabes sobre la ovulación y los óvulos?


Te puede interesar:

Dolor menstrual y premenstrual

Dolor menstrual y premenstrual

Masturbación masculina

Masturbación masculina

La masturbación es una forma placentera de conocernos y también una buena manera de reconocer nuestra anatomía. ¿Cuántas partes crees que tiene un pene? ¿Estimularías todas igual?


Te puede interesar:

Compresas de tela

Compresas de tela

¿Quieres usar o usas compresas de tela y no te queda muy claro cómo lavarlas para que no se estropeen y te duren? Aquí te cuento lo que yo hago con las mías:


Te puede interesar: